Connect with us

Aula 24-7

Modelo virtual de intervalos cautiva atención de niños al recibir clases a distancia

Pasar largos periodos frente a la computadora es cansado para los niños. El modelo virtual de intervalos evita que los pequeños pierdan el interese al ofrecerles actividades variadas

Published

on

Por Kimberly Ramírez Varela, estudiante de la Facultad de Periodismo y Comunicación

Combinar actividades e intervalos para mantener cautiva la atención de estudiantes. Este es el modelo adoptado por diversos centros educativos para sacar provecho de las clases virtuales y garantizar que el cansancio no aparte a los niños de los objetivos educativos.

La técnica es conocida como modelo virtual de intervalos.

En el momento que los estudiantes ingresan a las clases, son sorprendidos con juegos y dinámicas que les permiten, mediante emociones, interesarse en el contenido de cada materia.

Además, se acude a momentos de descanso, llamados intervalos, los cuales, según la máster Jessica Cordero, de Kamuk School, son realmente importantes para que el alumno no se desmotive al estar tanto tiempo frente a la computadora.

“Es un tipo de actividad diferente. Tiene que tener variedad en las actividades; entonces se vuelve agradable; se vuelve un tiempo que ellos están deseando”, mencionó.

Lo que procuran el método es que esas cuatro horas de clase sean ejecutadas por los educadores de una manera distinta para combinar neuroeducación con intervalos.

El método fue creado por etapas desde la llegada de la pandemia, cuando la mayoría de centros educativos se vieron en la necesidad de adaptarse a la educación virtual.

Tecnología clave

La primera etapa para los estudiantes y docentes de Kamuk School fue un acercamiento a la tecnología.

El cambio a las clases virtuales motivó al personal de ese centro educativo a crear una manera distinta de enseñar y por eso se acudió a ese modelo.

“Investigamos cuales eran los beneficios del tiempo, tipo de dinámica y la necesidad de los intervalos.

«También hicimos consultas con instituciones de España, México y Chile con especialistas del área de tecnología y hemos ido investigando y elaborando el proyecto que se adapte a nuestras necesidades, sin dejar de lado todas las demandas de una educación de calidad, de una competencia digital que es tan necesaria”, explicó Cordero.

En la segunda etapa se tuvo la idea de iniciar la estructuración del tiempo en el que los alumnos iban a estar expuestos a la computadora.

Es por esta razón que se presentó un plan de estudio basado en una mezcla de clases sincrónicas y asincrónicas.

Esta decisión fue planteada después de una investigación por parte de los docentes en donde se tomaba en cuenta las consecuencias a nivel físico, neurológico y emocional de pasar tanto tiempo frente a una computadora dependiendo la edad.

Finalmente, el proceso ha llegado a la tercera etapa, en la cual ya los estudiantes se encuentran en un tiempo de clase que va por intervalos: cada clase cuenta con 15 minutos de intervalo y dentro de la misma clase sincrónica hay tiempos de descanso.

“Sabemos que el periodo de atención de los niños es corto. Necesitamos hacer pausas, tomar en cuenta también la parte de la emoción para poder aprender, llamarles la atención, la curiosidad, la imaginación.

«Entonces ya pasamos a esta fase de un modelo que toma en cuenta el tiempo necesario de ellos para un descanso,para poder asimilar la materia” mencionó, la especialista.

Actividades diversas

Cantar, bailar y jugar es parte de la dinámica de intervalos que emplean los docentes de Kamuk School como parte de las clases virtuales, esto basado en la neuroeducación con el fin de que en estas pausas se recupere la atención del estudiante.

 “El niño aprende jugando», concluyó la experta.

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.