Connect with us

Aula 24-7

Vida de docentes: ¿y la vida personal?

Para ser un buen docente no solo es necesario el conocimiento y el manejo de la clase; el balance también es clave

Published

on

Por Nelson Moya Moya, egresado de la U San Judas Tadeo

Es necesario que la persona docente tenga un balance entre la vida laboral y la vida personal; si bien es cierto, cuando nos referimos al tema de salud mental, muchas personas lo relacionan con una persona “loca”, debemos dejar claro que esto es un mito.

El hecho de que estemos atravesando la pandemia ha generado que muchas personas sientan presión; es por eso que debemos enfocarnos en cuidarnos, conocernos, reconocer qué ha cambiado en mí y cómo puedo mejorar. Y para ayudarnos a seguir adelante, debemos plantearnos los siguientes cuestionamientos.

1. ¿Quién soy en este  momento? (no solamente antes de la pandemia)

Es importante reconocer cada área de nosotros:

  • Biológico: identificar la parte externa de cómo me veo, cómo me siento, que características me definen como persona e identificar si algo ha cambiado en mí.
  • Psicológico: cómo soy como persona: responsable, meticuloso, simpático, amable, no me enojo con facilidad. Si tenemos la posibilidad, debemos tener claro que siempre es importante mejorar.
  • Social: debo tener claro cuál es mi rol en la sociedad, cuál es el lugar que ocupo y qué brindo a esa sociedad por medio del trabajo que desempeño.
  • Espiritual: en este punto no importa la religión que promulguemos; lo importante es dar gracias por permitirnos levantarnos día a día.

Debemos buscar un balance en estas cuatro áreas, ojalá sea el 25% en cada una, ya que cuando se le da más valor a una de las áreas, las demás se verán afectadas.

2. ¿Cuáles son los roles de mi vida? Identificar dónde queda el “ser persona”, preocuparme por mí.

Cualidades del buen profesor:

  • Se preocupa por sus alumnos, especialmente por su estado emocional.
  • Se expresa correctamente, utilizando las palabras adecuadas.
  • Maneja los tiempos y entiende los diferentes momentos de la clase.
  • Se adapta a las dificultades de cada alumno, conociendo cada situación.
  • Es coherente y equitativo. Es divertido pero también sabe ser serio.
  • Hace que el ambiente de clase facilite el aprendizaje.
  • Empatiza con el alumnado, sabe ponerse en su lugar y transmite confianza.
  • Es dinámico, práctico, y utiliza nuevas metodologías.
  • Asigna tareas con moderación y con sentido.
  • Entiende que el uso de las nuevas tecnologías facilita el aprendizaje.

3. ¿Qué hago para mantener el equilibrio? Qué he hecho para lograr ese equilibrio.

En pos del equilibrio:

  • La comunicación organizacional: a pesar del trabajo a distancia, todos los departamentos deben velar en conjunto por el cumplimento de los objetivos trazados y velar por suplir las necesidades de sus usuarios.
  • Autenticidad de las acciones: se deben realizar de forma transparente.
  • Celebración de logros: cuando se cumplan las diferentes metas y objetivos es importante sentirse bien por el trabajo desarrollado.
  • Gestión de conflictos: si se genera algún conflicto entre partes, se debe buscar la forma de solucionarlos, sin que generen divisiones, además, se deben generar de manera asertiva.
  • Responsabilidad social: debemos recordar que nuestra función tiene  como fin servir a la comunidad universitaria.
  • Pequeñas iniciativas: la generación y el aporte de nuevas ideas siempre serán de gran utilidad para el buen desempeño del trabajo.
  • Comunicación periódica y regular con los compañeros y las compañeras: es importante mantener este contacto, con el fin de continuar con esos lazos generados en cada lugar de trabajo.
  • Planifique rutinas con horarios de trabajo, ocio y sueño: se deben establecer y saber diferenciarlos.
  • Regule la ingesta de alimentos.
  • Asistencia a eventos virtuales: estos sirven para fortalecer la salud mental y otros conocimientos que se nos puedan brindar.
  • Control de los pensamientos negativos: trate de mantener su mente libre de malos pensamientos.
  • Evitar la sobre información: esta puede originar stress, más ansiedad y preocupación. La infoxicación es un recargo de información, por lo tanto se debe dosificar, autoregular, porque también es importante para tomar decisiones, para cuidarse y cuidar a quienes nos rodean.
  • Revise su apariencia física: el hecho de realizar el trabajo dentro de su casa, y casi no salir, no implica que se descuide.
  • Incentive la realización de actividad física: trate de ejercitarse de acuerdo a su capacidad y resistencia.
  • Practique técnicas de meditación: esto le ayudará a ser una persona más tranquila y equilibrada.
  • Trate de exponerse al sol: esto le permitirá obtener vitamina E, para desarrollar funciones importantes.

Ojo con la ansiedad

La ansiedad genera una sensación de susto, de ahogo, de ganas de salir corriendo; si en algún momento percibe estos síntomas, siéntese en un lugar cómodo, respire profundo, inhale por la nariz y expulse por la boca. Intente tener conciencia de su cuerpo y desvíe todo aquello que lo está preocupando.

Si tiene trastornos con el sueño, antes de dormir no “consuma” lo que se publica en redes sociales, lea sobre temas que le gusten, no piense en el trabajo que quedó pendiente. Algo muy importante: dé gracias a la vida, la bendición del estar AQUÍ.

Muchas veces el sentimiento de culpa también nos puede atormentar, pues los seres humanos somos así. Piense entonces en el control que como persona tengo en mis manos, NO en lo que NO está a mi alcance. Algo que puede disminuir este sentimiento de culpa es compartir lo que tiene con quienes más lo necesitan, eso ayudará a liberar esa presión que pueda experimentar.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.