Connect with us

A Título Personal

¿Volvemos a ser la Cenicienta de Concacaf?

Con un rendimiento de 24%, Ronald González dilapidó dos años de proceso… a un año y medio del Mundial.

Published

on

Por Alex Elizondo para Digitus CR

Costa Rica a lo largo de su historia ha sido uno de los referentes en futbol masculino en el área. Sin embargo, después de una exitosa e histórica participación en el Mundial Brasil 2014, la Selección ha venido a la baja con entrenadores que no han cumplido con objetivos a largo plazo.

Si bien se logró una agónica clasificación al Mundial de Rusia 2018, la participación en esa justa fue mediocre con dos derrotas y un empate, lo que significó uno de los peores mundiales de la tricolor.

 De 2018 en adelante ha sido fracaso tras fracaso, en especial tras el paso de un técnico que nunca dio la talla y después renunció al argumentar que “no sabía que dirigir una selección era tan aburrido”.

De acá en adelante la situación se puso aún más crítica cuando se contrató a Ronald González. El director técnico dirigió 14 partidos (uno de ellos no oficial) y tuvo un rendimiento del 24% producto de una victoria, seis empates y 7 derrotas.

Con esos números dilapidó dos años de proceso… a un año y medio del Mundial. Esto no solo es una crisis deportiva, sino también administrativa, ya que las personas que toman las decisiones importantes dentro de la Federación juegan «a la papa caliente» con nuestra Selección.

A un mes de la Copa Oro, la Federación tiene que “correr” a buscar un técnico. La pregunta principal sería: ¿habrá algún técnico que quiera venir a este desorden ?

Por el bien del futbol costarricense, ojalá lo encuentren y lleven a Costa Rica a su tercer mundial seguido.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.