Connect with us

Día a día

Lidia Loría: creadora de mundos diminutos

Aquejada por la necesidad al perder su fuente de ingresos por la pandemia, esta artesana desamparadeños se dedicó a crear minúsculas escenas que se venden a la velocidad de la luz

Published

on

Por Otto Vargas M, director de Digitus CR

–¿Y podría hacerme usted algo relacionado con música? Mi padre era músico y me encantaría algo que tenga un saxofón–, le digo a Lidia Loría.

–La verdad es que nunca he hecho algo así– me responde con sinceridad esta artesana desamparadeña; –déjeme ver qué me invento.

Dos días después me invade la nostalgia: allí está el sillón en el que papá leía el periódico y sobre él descansan su boina y su bufanda.

De la pared cuelga un cartel que anuncia una presentación en Boston, Estados Unidos, de «La Fabulosa del Maestro Otto Vargas»… en el suelo está el saxofón plateado de papá: «su cisne de plata».

Y me conmuevo profundamente: ¿cómo cabe mi mundo de niño en la palma de la mano?

–¿Le gusta?–, me pregunta esta mujer de ojos vivaces.

–Es maravilloso– le respondo con absoluta sinceridad.

Ella sonríe porque sus creaciones reflejan esa alegría con la que esta artista enfrenta la vida.

Curiosa por naturaleza, talentosa por inspiración divina, en plena pandemia utilizó discos compactos y material reciclable para crear, con increíble realismo, lugares que evocan rincones pueblerinos: surtidas carnicerías, hornos de barro para pan, verdulerías variopintas, soditas, delicadas sastrerías, mercaditos…

«Siempre me han gustado las manualidades, pero las miniaturas me encantan. Yo me dedicaba a la decoración de fiestas; esa es otra de mis pasiones. Cuando se inició la pandemia, nos quedamos prácticamente sin trabajo», recordó.

Llamado del cielo

En medio de atribulaciones e incertidumbre, la artesana clamó a Dios por ayuda.

«Un día en la noche , hablando con Dios le dije: Señor, yo necesito hacer algo en lo que no gaste mucho y pueda vender fácilmente. Me quedé un rato en silencio y se vino a la mente esta frase: ¿Qué tenés en tus manos ?

«A mí siempre me ha gustado el reciclaje para cuidar el medio ambiente y me acordé de que me habían regalado varios CD que no utilizaba. Además, tenía cajas de galletas , estereofón y lo principal: mi imaginación».

En un abrir y cerrar de ojos, la señora pronto se vio rodeada de tijeras, goma y pinturas. De sus manos nacieron soditas, cocinitas, cajones con verduras generosas, talabarterías, pollos fritos…

A sus redes sociales llegaron pedidos, algunos muy particulares como el de un comerciante de origen asiático que le pidió reproducir la cocina de su restaurante.

«Yo solo pensaba: Dios mío, ¿cómo voy a hacer un chop suey o un arroz cantonés? También me pidieron hacer en miniatura las mascotas de un hogar».

Ella es paciente; crear cada miniatura toma eternidades porque cada microscópica pieza tiene que estar seca antes de ser manipulada. Sus creaciones se venden incluso antes de estar terminadas.

«Es hermoso verlos terminados», dice mientras sonríe y da forma a un pollo asado que pronto colocará en un horno de leña diminuto.

«¿Y si le pido algo de Star Wars?», le pregunto a manera de reto.

Piensa su respuesta por unos segundos. «Pues no tengo idea de cómo hacer algo así, pero de alguna forma se lo hago», me dice «doña Li», como le dicen cariñosamente sus amigos.

Si desea información sobre las artesanías, puede enviar un mensaje a través del perfil de Facebook de la artesana.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.