Connect with us

Play Ball

Messi se va, pero la servilleta será eterna

Lionel Messi se despide del FC Barcelona después de escribir las páginas más gloriosas en la historia del club. Todo inició con una servilleta.

Published

on

Por José Mario Calderón, editor de Digitus CR

Una servilleta, algo tan frágil y desechable, será guardada como uno de los tesoros más grandes en la historia del fútbol.

En el año 2000, un jóven, pequeño y despreciado por todos los equipos de Argentina por necesitar un tratamiento de hormonas del crecimiento, llamado Lionel Andrés Messi Cuccittini tuvo que ir hasta Barcelona para intentar cumplir su sueño, ser futbolista.

En Cataluña no necesitaron verle por mucho tiempo para firmarle, en un restaurante en Barcelona y con una servilleta, se cerró el primer acuerdo entre Lionel Messi y el Barça.

Un instrumento que estaba destinado a ser utilizado, ensuciado y desechado, se convirtió en el papel que selló el vínculo más grande en la historia del fútbol, el de “La Pulga” y los “Culés”.

“En Barcelona, a 14 de diciembre del 2000 y en presencia de los señores Minguella y Horacio, Carles Rexach, Secretario Técnico del F.C.B. se compromete bajo su responsabilidad y a pesar de algunas opiniones en contra a fichar al jugador Lionel Messi siempre y cuando nos mantengamos en las condiciones acordadadas”, Estas 51 palabras escritas a mano por Carles Rexach y firmadas por él mismo y por Horacio Gaggioli, representante de Messi en ese momento, cambiaron la historia de un club y del fútbol en general.

Desde ese día, Messi jugó 778 partidos, anotó 672 goles y dio 305 asistencias para ganar 35 títulos con el Barcelona; sus años con la camiseta blaugrana se acabaron, sus récords quedarán en la historia del club, sus trofeos en las vitrinas y la servilleta en la casa de Gaggioli.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.