Connect with us

Play Ball

En Suiza 1954 la máquina es Alemania

La Copa del Mundo de 1954 tenía como gran favorito a Hungría pero los laureles se los llevaría Alemania

Published

on

En una sede neutral, debido a los embates que aún se dan por los efectos de la Segunda Guerra Mundial, se realiza el quinto mundial de la historia en Suiza donde Hungría es desde el principio el claro favorito al título.

Los húngaros habían logrado el oro en la final olímpica de Helsinki 1952 (frente a Yugoslavia 2-0) y llegaban al mundial con una racha de 28 partidos invictos.

En su grupo se deshace fácil de Corea del Sur al vencerlo 9 a 0 y de Alemania Federal al derrotarlo 8 a 3, marcadores de escándalo.

Sandor Kokcis, Ferenk Puskas o Zoltan Czibor son los referentes ya convertidos en leyendas en la máquina húngara.

En cuartos de final vencen a Brasil 4 a 2 con goles de Nandor Hidegkuti al 4´, doblete de Sandor Kocsis, al 7´ y al 88´, y de Mihaly Lantos al 60´ de penal. Por Brasil descontaron Djalma Santos al 18´de penal y Julinho al 65´. En semifinales sacan al campeón vigente Uruguay luego de un 2 a 2, donde anotaron Zoltan Czibor (13´) y Nandor Hidegkuti (46´) en tiempo reglamentario. Sandor Kocsis hizo los dos goles del pase a la final a los minutos 111 y 116 de los tiempos de alargue.

Alemania llega a la fase final y triunfa 2-0 sobre Yugoslavia (autogol de Iván Horvart al 9´ y Helmut Rahn hace el segundo teutón al 85´). En semifinales golean a Austria 6-1 (Hans Shaefer, al 31´, Max Morlock al 47´, Fritz Walter dos de penal a los minutos 54 y 64, y Ottmar Walter a los minutos 61 y 89. Eric Probs descuenta para Austria al 51´).

Milagro en Berna. El 4 de julio de 1954 el Wankdorf-Stadion es testigo de una hazaña casi milagrosa por parte de los germanos.

Al ser las 05:00 pm se inicia la gran final entre Hungría y Alemania. Apenas al minuto 6, Ferenk Puskas, y al 8, Zoltan Czibor tienen a los magiares 2-0 sobre los germanos, pero Max Morlock al 10´y Helmut Rhan al 18´ devuelven la esperanza a una selección que enfrentaba a otra con más de dos años de no caer derrotada.

En el segundo tiempo el dominio húngaro y el control alemán fueron la tónica hasta que Helmut Rhan al 84´ sorprende a los más de 60 mil espectadores con una soberbia anotación, ya que la máquina húngara era el principal candidato al título.

El árbitro inglés William Ling pita el final y Alemania celebra su primer cetro mundialista ante propios y extraños, porque en esa época Hungría ganaba prácticamente todo, pero no lo hizo en el juego más importante e histórico.

Jackson Chinchilla Araya es periodista e investigador deportivo

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.