Connect with us

Ventana U

El Refutador de Leyendas: Jackson Chinchilla, estudiante de la San Judas Tadeo, se zambulle en la historia del futbol costarricense

Chinchilla desanda el camino retrospectivo del balompié nacional entre mitos, estadísticas, historias, falacias y oralidades difusas en una búsqueda apasionada por la verdad histórica y la puesta en valor de las fuentes primarias, los periódicos, como argumento definitivo de sustento.

Published

on

Por Tomás Fonseca Thorner

“Los Refutadores de Leyendas han sostenido siempre que toda la Naturaleza puede expresarse en términos matemáticos. Lo poco que queda fuera no existe. (…) [y] declaraban superstición lo que no conseguían encuadrar en sus estructuras científicas.”

                                                                         Alejandro Dolina – Crónicas del Ángel Gris

Existen relatos instalados en la sociedad que pasan de boca en boca a través de los años y que van haciendo metamorfosis con cada uno de los labios que dejan atrás. O como dice el periodista Jackson Chinchilla Araya, “son leyendas urbanas que se fueron convirtiendo en historia a través de los ecos generacionales.”

Justamente allí, en donde las leyendas del fútbol nacional se devoraron la exactitud y donde lo romántico prima por sobre la estadística real derivada de las fuentes primarias (los periódicos), es que se inmiscuye puntilloso Chinchilla, historiador deportivo y editor de Digitus CR.

Lejos de buscar polémica, aunque con su revisionismo inevitablemente provoca ruido, el egresado del Bachillerato de Periodismo de la Universidad San Judas Tadeo, trata (y logra) de forma incansable y metódica de arrojar luz y precisión mirando el pasado. Verdades que durante muchos años parecieron solidas e incuestionables, en la actualidad encuentran alguien que peina a contra pelo la historia y que mueve sus cimientos.

¿Cómo empezó tu pasión por la investigación histórica en el fútbol?

Desde niño me gustaba llevar las estadísticas de los partidos en cuadernos, incluso en las partes finales de los libros de la escuela llevaba números y datos. De adolescente comparaba periódicos para verificar datos y después, hace veinte años, cuando tenía 18, me metí de lleno a investigar en la Biblioteca Nacional para consultar los periódicos de las décadas de principios del siglo XX. Hacía, y sigo haciendo esta tarea, porque considero que lo mejor siempre es consultar las fuentes primarias. Al principio era un poco complicado porque las bodegas de la Biblioteca Nacional son muy amplias y para encontrar un dato en un periódico se duraba mucho tiempo. Pero en 2012 apareció la hemeroteca y se alivianó un poco la tarea.

La información de los hechos históricos de los primeros 50 años del futbol costarricense prácticamente es validada o refutada por los periódicos. Esto debido a que a mediados de los 80, la mayoría de las actas memoriales que estaban en las bodegas de la Federación Costarricense de Fútbol se perdieron, se mojaron o se pudrieron por no estar bien cuidadas.

¿Por qué consideras importante hacer memoria en el fútbol costarricense?

Porque cuesta precisar la verdad histórica (señala enfático). A través de las décadas se pueden ir tergiversando los hechos, por lo que la mejor forma de precisarlos, saliendo de la memoria de los protagonistas o la memoria colectiva, es yendo a las fuentes primarias, los periódicos. A veces el relato oral va modificando la veracidad de los acontecimientos y lo que escuchaba en una emisora de radio se daba por un hecho de que era real. Se procuró oficializar cuestiones históricas con base en fuentes secundarias, en ecos generacionales y no en las primarias, de donde deviene la verdad.

Y el principal objetivo con mi trabajo es dejar un legado a las futuras generaciones para que puedan aprovechar los datos basados en fuentes primarias que permiten esclarecer muchos hechos históricos del balompié costarricense.

Al mover los cimientos de la historia y hacer revisionismo, ¿encontraste resistencias y/o rechazos de personas o de instituciones?

Rotundamente sí. Hace poco unos colegas me censuraron públicamente. Dijeron que desacreditaban a mi persona por dar datos que ofendían a los que sí conocen la verdad. Pero eso no me molesta. A un colega no le gustó el título de mi libro (“La verdad histórica del balompié costarricense”) y publicó en redes sociales que yo les bajaba el piso a los conocedores de la verdad. Me criticaron el título, pero ni siquiera leyeron el libro para dar un criterio. Hubo anticuerpos. Mi objetivo nunca fue ofender a nadie, sino más bien dar una herramienta de los datos que efectivamente pasaron.

«La verdad es de todos y bien contada es mejor. La historia es imborrable con el tiempo, ahí está y no va a cambiar» afirma Chinchilla.

Zona de refutación

¿Cómo surge la iniciativa de volcar tu pasión y los datos en un libro?

La idea empezó en 2010. Para octubre del 2020 se publicó el Tomo I, que llega hasta 1940. Y el Tomo II vio la luz en junio del presente año y abarca el periodo 1940-1965. Lo que más me motiva es que en mi investigación voy por los años 60´ y 70´y todavía se encuentran datos que son para rectificar la historia.

Como la cantidad de goles de Errol Daniels, que los periódicos demuestran que hizo 197. La UNAFUT dice que son 196 y en 1972 le suman un gol, pero de la Copa Juan Santamaría, no de liga, entonces no habría que contarlo. Es decir, todavía dentro de la década de 1970 hay situaciones de revisión como estas que no dejan de ser importantes porque Daniels fue el goleador histórico del fútbol nacional hasta que Víctor “Mambo” Núñez lo superó en 2013.

O como los Torneos de Copa que la misma Unión de Clubes de Fútbol de la Primera División (UNAFUT) no hizo oficiales. Supongo que porque no se han enterado (se ríe con sorna) pese a ser organizados por la Federación Nacional de Fútbol y ser oficiales y que hoy no existen en el imaginario oficial de la UNAFUT.

De la época que abarcan los dos tomos de tu libro, ¿cuál es el dato que más resalta?

(Piensa durante unos segundos) Quedarse con uno es difícil porque entre los dos tomos hay más de 3 mil partidos. Pero voy a señalar dos. Una es que el primer gol de la historia del fútbol nacional en realidad fue un autogol hecho por el portero Carlos Alfaro. A través de los tiempos se ha dicho que Rafael Ángel Madrigal había convertido el primer gol y los periódicos lo desmienten.

Y la segunda para comentar son los seis goles de Luis Valerio, cuando se dice que el récord lo tiene Hernán “Cuty” Monge” con seis goles. Valerio, en 1921, con Herediano le hizo seis tantos a la Liga Deportiva Alajuelense en un 8-0 a favor de los florenses, según consta en el periódico El Diario de Costa Rica en octubre de aquel año.

¿Es verdad que tuviste un problema con la fecha de fundación del Herediano?

La investigación para el primer tomo de mi libro arrojó que Herediano fue el primer campeón invicto con ocho partidos seguidos ganados. Luego de que el presidente del «team» Juan Carlos Retana reconoció en una radio mi investigación y este dato, la UNAFUT al otro día lo oficializó. 93 años después, declaró que los “florenses” habían sido campeones invictos. Hubo reconocimiento de otros colegas, pero no de la UNAFUT.

Actualmente tengo todavía problemas con aficionados heredianos con acoso y comentarios negativos hacia mi persona. La realidad es que el 26 de octubre de 1918 se reúnen 30 delegados del Club Sport Herediano y fundaron el equipo. El presidente fundador es Ernesto Gómez Ulloa, aunque sea un tema tabú. Esta versión la refrendan por ejemplo los historiadores Pompilio Segura Chávez y Chester Urbina Gaitán. Lo que pasó en 1921 es que se creó una asociación, para recaudar dinero ya que los futbolistas no tenían recursos y empezaba el campeonato, con los gastos de traslados y de logística que eso implicaba para ir a jugar. El Club Sport Herediano fue fundado desde 1918. De hecho, en los periódicos hay registro de partidos disputados por Herediano entre 1918 y 1921 y también la noticia de su fundación.

La conversación, en un ir y venir constante en el tiempo con ojo crítico llega al final, pero pese a las diatribas a las que se ve expuesto, Jackson Chinchilla cita al historiador Tucídides, griego que fue expulsado de Atenas por no creer en los dioses del Olimpo y le dice a Digitus CR que:

“Lo que me hace sentir bien es que `la historia es un incesante volver a empezar´. Como ciencia social, está sometida a rectificaciones en cualquier momento.”

Como conseguir el libro

El Tomo I tiene un valor de 7200 colones y el Tomo II cuesta 8000 colones. Los dos tomos juntos, que se encuentran en formato e-book, están en 13 mil colones como precio especial. Se puede solicitar al número: 7272-1850 y abonar en efectivo o con SINPE móvil. En los libros se pueden disfrutar de todos los partidos oficiales de Liga y de Copa que se disputaron en más de cuatro décadas del futbol vernáculo.

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.