Connect with us

Día a día

“Mi sueño desde pequeño siempre fue trabajar en Las Vegas”

A pesar de los obstáculos que ha enfrentado, Gabriel ha sabido mantener su sueño vivo.

Published

on

Por Andrés Ulloa para Digitus CR

Gabriel Estrada es un joven costarricense de 23 años que está pronto a cumplir su sueño de
trabajar en Las Vegas como malabarista. A pesar de lo difícil que ha sido el camino para
Estrada, el 6 de diciembre tendrá la oportunidad de tener su primer contrato. Además, contara con la oportunidad de tener dos vínculos laborales más, entre los cuales resaltan los shows en M Resort las Vegas, Grand Sierra Resort en Reno Las Vegas y en Chicago con su espectáculo llamado Holiday Dreams.

A pesar de no tener un trabajo asegurado, Gabriel viajo en marzo de 2020 a Filadelfia, Estados Unidos, donde encontró un panorama difícil, debido a que a la covid-19 estaba comenzando. Debido a este contexto, todos los hoteles, restaurantes y circos se encontraban cerrados, por lo que tuvo que empezar a trabajar en una pizzería sin conocimiento previo de cocina para después de 6 meses iniciar tareas en un circo. Sin embargo, no era en las ligas en las que quería
desempeñarse.

Luego de 5 meses en el circo, logró generar un ahorro, y a pesar de que le ofrecieron extender el contrato, Gabriel se decidió a viajar a Las Vegas para cumplir el sueño que desde niño había tenido. Corría con el riesgo de no encontrar trabajo e incluso tuvo que decirle a la familia que tenía un montón de amigos para no preocuparlos.

Inicio de la Carrera

Gabriel empezó su trayecto aproximadamente a los 11 años. Era un niño que le gustaba practicar deporte. Entre los principales que practicó estaban tenis, tenis de mesa y voleibol. Pese a esto, algo no le terminaba de gustar y era que todo fuera competitivo. Fue ahí que descubrió que a través de los malabares podía sobresalir sin la necesidad de tener que ganarse una posición.

Para la familia, el primer año que Gabriel se dedicó a hacer malabares fue relajado,
hasta lo disfrutaban y les llamaba la atención que el niño hiciera esos trucos. Pero con el tiempo se empezaron a preocupar pues les daba miedo que tomara un rumbo difícil o no tuviera buenos resultados.

“Empecé a tener contratos en eventos privados, en comerciales y el primer show
cobre 10 mil colones” explicó Gabriel.

Al tercer año empezó a tener más confianza en su trabajo, y comenzaron a aparecer contratos más profesionales, hasta lazos laborales con una municipalidad.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.