Connect with us

Ventana U

Graduado de la Universidad San Judas Tadeo obtiene mención de honor en el Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez 2021

Erick Mena, quien posee la Licenciatura en Producción y Realización Audiovisual de la Universidad San Judas Tadeo, se adjudicó el galardón por una serie de reportajes sobre la realidad de los migrantes que cruzan la selva entre Panamá y Colombia.

Published

on

Por Tomás Fonseca Thorner

El jueves 3 de febrero, en el Teatro Nacional de Costa Rica, se dieron a conocer los ganadores de los Premios Nacionales de Cultura 2021, reconocimientos que son entregados anualmente por el Estado costarricense.

De acuerdo al Ministerio de Cultura y Juventud de la República (MCJ) son premios “para reconocer la trayectoria de trabajo, esfuerzo, tenacidad y la excelencia a la que han llegado personas, grupos artístico-culturales, intérpretes populares, así como otras organizaciones de base comunal, en diferentes disciplinas culturales”.

Erick Mena, graduado de la San Judas Tadeo, en su rol de camarógrafo y Álvaro Sánchez Córdoba, reportero de Telenoticias, fueron destacados con la mención de honor en el Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez 2021. El laurel fue otorgado producto de la realización de trabajos periodísticos que mostraron la realidad de los migrantes que cruzan la selva que funge como frontera natural entre Panamá y Colombia en búsqueda de latitudes con mejores condiciones de vida.

Erick Mena y Álvaro Sánchez Córdoba previo a subir a una piragua en el Río Darién (Créditos: Erick Mena)

“El premio no me lo esperaba. El día que me avisaron estaba en la Cancillería haciendo una entrevista. Fue una sorpresa grata para mí con 24 años que tengo de trabajar en televisión. Motivante y bello por el trabajo que hago, donde doy mi mayor esfuerzo cada día”, señaló con voz de gratitud Mena a Digitus CR.

El jurado destacó de las piezas la «técnica periodística y el enfoque al factor humano, que revela los nuevos aspectos de la problemática existente a raíz de la pandemia».

Para Mena, lo que vivió en el Darién, entre moscos y calor, mucho calor, fue una experiencia diferente, estresante, exigente y a la vez sumamente rica. Y lo graficó con el modus operandi que debieron ejecutar junto a su compañero periodista Sánchez Córdoba para elaborar los reportajes.

“Tuvimos que agarrar una piragua, un bote enorme que se fabrica con troncos, donde transportan a los migrantes por el Río Darién. Nunca había estado tanto tiempo sentado en una caja de refrescos. Eran cuatro horas de ida para llegar a un punto de ingreso a la selva y otras cuatro horas de regreso, todo en el mismo día. Además, teníamos que hacer el trabajo en un máximo de dos horas y media para poder volver. Si el río crecía, debíamos quedarnos en un lugar donde no conocíamos a nadie, sin comida”, detalló el graduado de la San Judas Tadeo.

Piragua surcando el Río Darién (Créditos: Erick Mena)

Y agregó que “en el lugar uno aplica la salsa que posee, la experiencia, el sexto sentido y también el sentido común, a veces dejando que las cosas fluyan sin provocarlas. Esto es lo que hace vivencial y muy realista las tomas.”

Dentro de las cuestiones que lo ayudaron a desarrollar su tarea, estuvo el accionar de los migrantes. Mena explicó que a diferencia de otros eventos donde la gente busca al periodista, los migrantes del Darién están abocados plena y únicamente en su deseo por salir de allí y llegar a un lugar donde vivir mejor.

Erick Mena en plena labor con su cámara atravesando el Tapón del Darién (Créditos: Erick Mena)

“Prácticamente a uno no lo determinan y esto facilitó el trabajo; de poder hacer las tomas que necesitaba, porque no hubo ese disgusto o malestar por la presencia de la cámara. Era como invisible a ellos, ya que tenían cosas más importantes de las que preocuparse”, puntualizó el experimentado camarógrafo.

Tapón del Darién, zona de selva y migración entre Colombia y Panamá. (Crédito: Wikipedia)

La serie de cuatro reportajes elaborados en agosto de 2021 fue denominada «En las entrañas del Darién», zona etiquetada como la más peligrosa de América. La lupa estuvo puesta en las personas que, buscando una vida mejor, se aventuran a atravesar este territorio selvático 575.000 hectáreas, carente de vías de comunicación terrestres y sumamente hostil y violento debido al control que tienen diversos grupos armados del lugar.

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.