Connect with us

Día a día

Juan Alejandro: el guardameta de la vida

Una mala praxis, y la falta de oxígeno al nacer, provocaron que Juan Alejandro González fuera diagnosticado con parálisis cerebral infantil, un padecimiento que limita su movilidad corporal. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a 3 de cada 1000 niños al nacer.

Published

on

Por: Jonathan Barquero Solano

Una mala praxis, y la falta de oxígeno al nacer, provocaron que Juan Alejandro González fuera diagnosticado con parálisis cerebral infantil, un padecimiento que limita su movilidad corporal. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a 3 de cada 1000 niños al nacer.

GRABACIÓN REALIZADA CON APOYO DE MÁS QUE NOTICIAS

A ese diagnóstico se sumaron otros que eran aún más desalentadores: los médicos indicaron que Oviedo quedaría en estado vegetativo y su probabilidad de sobrevivir era de 1 en 1 millón.

De esa cruda manera, inició la vida de Juan Alejandro, un 17 de octubre de 1998. 

GRABACIÓN REALIZADA CON APOYO DE MÁS QUE NOTICIAS

Su madre, Alejandra Ramírez, sufrió tanto durante su parto que quedó desgarrada, pero pronto tendría que tomar fuerzas para afrontar junto a su esposo, Juan González, una vida llena de incertidumbres que luego daría giros muy esperanzadores que dejaron a muchos con la boca abierta: fueron testigos de todos los límites que su hijo derribó. 

Según datos de la Oficina de Igualdad de Género y Desarrollo Social de la Municipalidad San Isidro de Heredia, para el 2019, habían registradas 309 personas con discapacidad en el cantón, de ellas 158 presentaban una discapacidad en el área física y cognitiva.

Juan Alejandro vive en un cantón donde vivir como una persona con discapacidad es difícil. 

Según información recabada por la Municipalidad de San Isidro, en el año 2017 para la elaboración de Política Pública en Discapacidad y Accesibilidad 2019-2029:

En el tema de la educación, la ausencia de apoyos materiales y tecnológicos les obliga a buscar este tipo de servicios educativos fuera del cantón con el consecuente aumento en los gastos familiares que no siempre se pueden cubrir.

En el ámbito deportivo las personas con discapacidad manifiestan que en el cantón no se cuenta con servicios inclusivos. Además consideran que en general la comunidad isidreña carece de espacios físicos y dinámicos que propicien actividades culturales, deportivas y de ocio.

Con lo que respecta a empleo, únicamente ocho personas con discapacidad realizaban alguna labor remunerada, de esas personas cuatro lo hacían en oficios no calificados. 

A pesar de todo lo anterior Juan Alejandro consiguió a punta de perseverancia y el apoyo de su familia, derribar ese casi millón de probabilidades de morir y no destacar.

Juan Alejandro y el deporte

A los cuatro años, su habilidad como portero empezó a ser evidente. 

Algunos años más tarde, y gracias al apoyo de la comunidad de San Isidro, Alejandro en un acto de equidad, tuvo la oportunidad de jugar contra niños un poco menores que él, pero que lograban competir al mismo nivel tomando en cuenta su discapacidad.  

vIDEO SUMINISTRADO POR JUAN, PADRE DE JUAN ALEJANDRO

Fue así como la entrega y la habilidad de Juan Alejandro acaparó la atención de propios y extraños, entre ellos miembros del equipo “San José Sin Barreras”, quienes no duraron ni un segundo para ficharlo y llevarlo a competir a la capital. 

El éxito de Juan Alejandro en el fútbol siguió creciendo: se coronó mejor portero en dos campeonatos seguidos con San José Sin Barreras. 

De esta manera, Juan Alejandro logró formar parte del 26,2% de personas mayores de 18 años con discapacidad que practican algún deporte en el país, según la Encuesta Nacional sobre Discapacidad, 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC)

Juan Alejandro y la educación

Mientras atajaba, Alejandro no descuidó su preparación académica y concluyó su bachillerato en Educación Media en el Liceo de Santo Domingo, gracias a la adaptación del Ministerio de Educación Pública para personas con capacidades especiales.

Así, Juan Alejandro logró formar parte del 10,8 % de las personas con discapacidad que lograron concluir la secundaria satisfactoriamente en el país, según la Encuesta Nacional sobre Discapacidad, 2018 del INEC.

Juan Alejandro y el empleo

Su padre, Juan, cuenta que una vez concluida su etapa de colegio, llegó una parte no tan lúcida en la vida de Juan Alejandro, ya que a pesar de sus deseos de conseguir un trabajo y superarse, lo único que recibía era rechazos por parte de los empleadores. 

Ese rechazo no solo lo sufrió Juan Alejandro. Según la Encuesta Nacional sobre Discapacidad, 2018 del INEC, un 50,4% de personas con discapacidad mayores de 18 años que no buscan trabajo en el país es por alguna enfermedad o condición de salud. 

Pero esta situación en lugar de apagar su anhelo, lo hizo tomar más fuerza. 

El amor con el que cuida a Draco y a Cloy, sus dos mascotas, le dieron la idea de que podría conseguir un trabajo en una veterinaria, por eso se dirigió a la veterinaria Bosque Verde en San Isidro de Heredia, donde expuso al dueño su deseo por trabajar con él. 

GRABACIÓN REALIZADA CON APOYO DE MÁS QUE NOTICIAS

Cesar Acevedo, dueño de la veterinaria, le dio la oportunidad que tanto había buscado.

Es así como actualmente Alejandro acumula 7 meses como encargado de recibir, bañar y “chinear” a los perritos que muchas personas del cantón isidreño dejan en sus manos y para los cuales Alejandro brinda un servicio detallado y lleno de cariño.

GRABACIÓN REALIZADA CON APOYO DE MÁS QUE NOTICIAS

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.