Connect with us

Día a día

La educación en Talamanca se vuelve un desafío para el Ministerio de Educación

El ausentismo y la violencia escolar son elementos alarmantes

Published

on

Solo el 13% de los indígenas talamanqueños culmina su educación secundaria

Por Hillary Lynch

La baja escolaridad es un ejemplo de las difíciles condiciones académicas que enfrentan los pobladores de Talamanca.

Durante años, los idiomas bribrí y cabécar fueron un límite para la educación, pese al esfuerzo del Ministerio de Educación Pública (MEP) desde 1979 por capacitar personal para poder impartir lecciones en zonas indígenas. Actualmente, solo el 13% de los estudiantes de esta zona culmina su educación secundaria.

Lamentablemente, en este cantón, el idioma no es el único problema, según el cuarto informe del Estado de la Educación en Territorios Indígenas emitido en 2012. Factores como el acceso a servicios públicos, entre ellos, electricidad, telefonía, Internet, autobuses, agua potable y salud también se convierten en obstáculos para mejorar el nivel educativo de los jóvenes.

A su vez, las condiciones climáticas y de relieve afectan en gran medida el transporte de los alumnos. A eso se suman, la relación escuela-comunidad, la infraestructura escolar, la pertinencia cultural del modelo pedagógico y también el grado académico de los maestros, ya que muchos solo culminaron su educación secundaria.

  1. Escuela Yorkin. 2. Escuela Tolok Tsaku. 3. Escuela Suruy. 4. Escuela Alto Duriñak. Fuente: Wendy Chaves.

Los estudiantes no cuentan con los ingresos para estudiar, recorren extensas caminatas para llegar a su centro educativo y en algunos casos los padres prefieren casar a sus hijas que mandarlas a estudiar porque lo consideran una pérdida de tiempo. A los hijos los envían a realizar trabajos de campo para generar ingresos al hogar.

Los esfuerzos por incorporar la educación en dichos territorios surgieron con la primera escuela indígena fundada en la Colonia Militar San Bernardo en la zona de Amubri, en 1886. La institución permaneció en funciones hasta 1909 cuando fue arrasada por la United Fruit Company y los indígenas expulsados a las montañas.

Cambios en la estructura educativa

El 25 de febrero de 1993 se emitió el decreto ejecutivo 22072-MEP, que crea el Subsistema de Educación Indígena, que tenía como objetivo general desarrollar progresivamente la educación bilingüe y bicultural en las reservas indígenas oficialmente reconocidas.

El Poder Ejecutivo aprobó una nueva reforma del Subsistema de Educación Indígena, mediante decreto ejecutivo 37801 del 17 de mayo de 2013, según el Sistema Costarricense de Información Jurídica (SCIJ).

Según las disposiciones estipuladas en el artículo 4 y 5, “el Ministerio de Educación Pública promoverá la formación y capacitación docente de los miembros de las reservas indígenas y su participación en la formulación y ejecución de los programas educativos, con miras a transferir progresivamente a dichas reservas la responsabilidad de la ejecución de dichos programas. En las reservas indígenas en las que se mantiene en uso el idioma indígena, la enseñanza será bilingüe, siempre y cuando así lo decidan sus respectivos Consejos Directivos”, según el decreto.

Según las Estimaciones Cantonales de las Tasas Brutas de Escolaridad (2001-2019), en la provincia de Limón se alcanzó un 112,7% en 2019 para la educación de I y II Ciclo. Talamanca tenía un índice del 97,5%, aunque solo un 67,3% realizaba la educación diversificada y de III Ciclo.

Situación actual

“El 30% de los indígenas bribrís y hasta el 50% de los cabécar presenta analfabetismo”

MINISTERIO DE EDUCACIÓN PÚBLICA

La zona indígena de Talamanca es una de las regiones que muestra mayor incidencia de condición de pobreza. El 55% de la población presenta carencias”, índica la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Otra de la problemática que obstaculiza la educación en Talamanca es la gran cantidad de menores embarazadas, además del índice de suicidios. El cantón encabeza la lista con la mayor cantidad de intentos y efectuaciones, siendo Telire el segundo distrito con el nivel más alto: en el 2017 su tasa era de 25 por cada 100.000 habitantes, según el INEC.

“La educación en Talamanca es muy difícil por factores como el acceso, la distancia, las pocas oportunidades y el no contar con recursos suficientes lo vuelven complejo. Sin mencionar que los embarazos y suicidios lastimosamente cada vez son más comunes”, señaló Félix Chinchilla, exfuncionario de la Dirección Regional Sulá en Talamanca.

Otro hecho que ha incrementado es la violencia en los colegios, se han reportados 71 casos hasta el momento y Talamanca es uno de los sectores con más cantidad de agresiones.

Pero en medio de estas dificultades, surgen iniciativas que tratan de impulsar a los jóvenes a seguir en las escuelas y colegios.

La Municipalidad de Talamanca donó este año 50 becas a estudiantes de escasos recursos como incentivo para que continúen con sus estudios en el marco del Día Internacional de la Juventud.

“Estudiar es difícil, requiere un gran sacrificio humano y económico. Muchos jóvenes no cuentan con esos recursos, sabemos que estudiar implica grandes gastos por eso nos sentimos orgullosos de apoyar a nuestra juventud con estas becas, previniendo los suicidios ya que se mantienen ocupados y evitando tanto analfabetismo en la zona”, detalló Maribel Pita, síndica municipal.

La joven Lucy Zeledón fue una de las beneficiadas: “Es una gran bendición. Mis padres con mucho esfuerzo me lograron dar la secundaria. Para mi familia era muy difícil costearme la universidad porque no contábamos con suficientes recursos, además de que la distancia de más de ocho horas es uno de los mayores impedimentos. Pero, la beca me ayudará a costear mis gastos y así podré cumplir mi sueño”, relató.

Pero diferencia de Lucy, Maritza Vargas proviene de una familia de escasos recursos y al ser tan numerosa sus padres decidieron que no debía culminar sus estudios. Avanzó hasta quinto año de la escuela, pero la distancia que debía recorrer para llegar a su centro educativo era muy extensa. Además, su escuela carecía de muchas necesidades especialmente de infraestructura y casi no tenía docentes.

“Mis papás dijeron no va más a escuela. No hay plata para eso, usted perder (SIC) tiempo con el estudio”, contó Maritza.

El MEP lanzó en julio pasado una campaña de comunicación en redes sociales llamada ¡Vos Contás!, que promueve la permanencia en el sistema educativo y estimular a los estudiantes a no desertar. Dicha iniciativa busca aumentar la cantidad de jóvenes en las aulas y disminuir el analfabetismo.

© 2021 DigitusCR es un proyecto del Laboratorio de Innovación y Producción Periodística de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Todos los derechos reservados.